Julián

Cooperativas de Corrientes: Formas de organización y obstáculos que atraviesan actualmente

El cooperativismo correntino tiene ya una larga trayectoria que alcanza los 100 años. Actualmente existen 124 cooperativas funcionando en toda la provincia y entre todas dan trabajo a más de 30.000 personas. Aquí profundizaremos sobre el estado de situación de dos cooperativas que lograron sostenerse en tiempos de crisis: La cooperativa agroecológica Yvy Maraney y la fábrica cooperativa UTRASA de San Luis del Palmar.

A lo largo de los años las cooperativas en Corrientes han adquirido características muy diversas en cuanto a rubros y sectores económicos y sociales en los cuales se desempeñan. No son las mismas  problemáticas las que atraviesan las cooperativas ganaderas y agrícolas que las que enfrentan las cooperativas de trabajo o de servicio. Cada sector enfrenta obstáculos diferentes en relación al mercado en el que se encuentran insertos. Pero el propósito y desafío siempre es el mismo: el trabajo colaborativo para satisfacer las necesidades de sus socios como alternativa al lema de maximización de beneficios de las empresas. Los valores cooperativos son los que sostienen una forma de producción de productos o servicios que no sólo persiguen el lucro sino que también se transforman en una forma de vida, una forma de resistencia a un mercado capitalista que constantemente busca mayor eficiencia a menor costo posible y que promueve el individualismo y la competencia como valores supremos.

Otra diferencia notoria es que en las cooperativas se practica una democracia directa donde las jerarquías, necesarias al orden que requieren las empresas, quedan de lado. Mirta Vuotto en su ensayo “La economía social y las cooperativas en Argentina” señala que las cooperativas tienen “una estructura de control basada en el sistema un miembro = un voto que difiere del sistema de un voto por acción, propio de la mayoría de las empresas que operan en el sistema capitalista. Esta estructura y finalidad ayuda a la cooperativa a servir a las necesidades comunes en lugar de las necesidades individuales y es un modo de garantizar que las personas y no el capital mantengan el control de la organización.”

Muchas cooperativas en el país son hijas de la crisis de 2001. Cuando el sistema económico falla, a los trabajadores no les queda otra que juntarse para sostener sus puestos de trabajo y aprender a ser autogestivos. Tal es el caso de la ex fábrica de zapatillas Gatic de San Luis del Palmar que en el 2001 se decretó en quiebra y sus trabajadores para no quedarse en la calle formaron la cooperativa UTRASA que actualmente se dedica a fabricar zapatos de seguridad y sus zapatillas propias que comercializan en la región.

La influencia socioeconómica de las cooperativas es innegable. En su conjunto tienen en toda la provincia un patrimonio declarado de $9.500 millones y facturan anualmente $4.000 millones. Las cooperativas se diferencian más de las empresas por sus modos de producción de sus actividades que por la naturaleza de la actividad en si. Es en como realizan sus actividades donde se establece la mayor diferencia. La cultura cooperativa contribuye a una mayor cohesión de sus integrantes donde la solidaridad , la sociabilidad igualitaria entre pares contribuyen a un mayor desarrollo colectivo que termina influyendo en la calidad de vida de los individuos. En referencia a esto Mirta Vuotto señala que “las cooperativas se encuentran insertas como las otras empresas en los mercados de bienes, servicios y trabajo, aunque su especifidad radica en su forma de propiedad, la estructura asociativa y de control y el modo de distribución de los excedentes, aspectos que en conjunto identifican su naturaleza y el modo de gobernanza. No se adaptan al mercado, influyen en él y juegan un activo papel regulador que actúa sobre las orientaciones que se adoptan en cada sector y dentro de los territorios.

Actualmente existen 124 cooperativas funcionando en toda la provincia y varias federaciones de las cuales dos de ellas agrupan al 50% de dichas cooperativas. Una de ellas es FEDECOOP (Federación de Cooperativas de Corrientes Limitada) que agrupa a 52  cooperativas y la otra es FECOTRAUN de la Prov. De Corrientes (Federación de Cooperativas de Trabajo Unidas). Según datos brindados por la Dirección de Cooperativas de Corrientes las cooperativas dan empleo en forma directa e indirecta a más de 30.000 personas en toda la provincia. Sectores como el citrus y la Yerba Mate están más consolidados en lo que refiere a tecnologías de producción y cadenas productivas. También ha habido un aumento de las cooperativas ganaderas y horticultoras en el interior de la provincia. Con respecto a las cooperativas de trabajo han aparecido en los últimos años nuevos rubros de servicios como turismo y transporte.

Mapa interactivo de la ubicación de las cooperativas en Corrientes

Cooperativa Yvy Maraney: agroecología y cooperación entre vecinos

La cooperativa Yvy Maraney (en guaraní significa “tierra sin mal”), está conformada por un grupo de vecinos que hace más de tres años viene organizándose de manera autogestionada en la producción agroecológica de verduras, hortalizas y plantas de vivero. Actualmente son 60 socios en total. Sus huertas o unidades productivas como ellos la llaman están repartidas en barrios como: Sol de Mayo, Piragine Nyveiro, Barrio Quilmes y Laguna Seca. “Hacemos nuestras unidades productivas en nuestras casas. Hoy en día tenemos 18 unidades productivas. Hacemos huertas, viveros y algunos compañeros crían pollos. Solemos ir a vender al Parque Mitre o hacemos entrega por pedido. El único que sale a vender a la calle soy yo nomás”, cuenta Pedro Cerdán, presidente de la cooperativa y que junto a su padre Pablo decidieron iniciar este proyecto de cooperación entre vecinos.

La producción que realizan es relativamente pequeña. Sólo pueden vender sus productos a clientes particulares, no cuentan con el espacio suficiente para poder producir al por mayor. Todos los viernes al mediodía, Cristian González, uno de los socios sale a recolectar los combos de verduras por las distintas unidades productivas repartidas en la ciudad. Cada combo sale 200 pesos y cuenta con atados de seis verduras y hortalizas diferentes. “Lugar fijo para vender no tenemos. Nuestra forma de venta se hace pedido y yendo a ferias. Tenemos un compañero que tiene su Kangoo para repartir y él es el que se encarga de recolectar los pedidos ya sea por WhatsApp o la página de Facebook y armar los bolsones para cada cliente”, cuenta Pablo Cerdán, padre de Pedro, y agrega: “Acá en Corrientes hasta donde yo sé somos los únicos que trabajamos de esta forma. Sin químicos, todo natural. Yo he trabajado en quintas anteriormente pero obviamente le ponían químicos”.

La falta de tierras y el desalojo en La Tosquera

Una tarde fría del 4 de agosto un grupo de infantería bajó de su trafic y comenzó a desalojar y reprimir a 25 familias que se encontraban habitando en La Tosquera (terreno fiscal se encuentra en el suroeste de la ciudad a orillas del río Paraná). “Yo ni bien me enteré, agarré mi moto y fui a ver qué pasaba. La policía estaba sacando los palos y tironeando para sacar el alambre, hubo forcejeos. Encima había un montón de mujeres, muchas compañeras”, recuerda Jordan, uno de los socios de la cooperativa. La represión duró hasta la mañana siguiente cuando cortaron los alambres y defensas que cercaban los sembrados de la cooperativa. Jordan cuenta que cuatro meses antes habían alambrado dos hectáreas en La Tosquera. Limpiaron todo y ya habían empezado a preparar la tierra y plantar. “$ 35.000 habíamos gastado entre postes, alambre y balancines. La policía se encargó de cortarnos el alambre pedazo por pedazo y quitarnos los postes. Por suerte llegamos a tiempo porque  de lo contrario se lo llevaban”, narra Jordan y agrega: “tenemos una abogada que está averiguando como dar pelea por nuestro caso. Igual nos falta mucho apoyo”.

Sobre la misma situación de desalojo, Pablo Cerdán explica las razones que él considera motivaron el desalojo: “lo que pasa es que acá en Corrientes ha sucedido que muchos agarran las hectáreas y después las venden. Nosotros queremos las tierras para trabajar, no para vender. La cooperativa tiene matrícula, está bien en regla y se pagó todo pero esa desconfianza ya está instalada. Incluso le propusimos a la municipalidad proveer de verduras a los comedores comunitarios de manera gratuita pero no nos escuchan”.

URGENTE DESALOJARON PREDIO DE UNA DE NUESTRAS COOPERATIVAS.ComunicadoDesalojo en Corrientes; tierras para negociado…

Posted by Federación Campesina Guaraní de Corrientes – Fecagua on Sunday, August 4, 2019
Registro fotográfico del desalojo. Publicación de la Federación Campesina de Corrientes en la que la cooperativa forma parte.

Cooperativa UTRASA: La ex fábrica de zapatillas Adidas que resurgió  luego de la crisis del 2001

UTRASA (Unión de Trabajadores Sanluiseños) es una de las tantas cooperativas hijas de la crisis de 2001. Durante los 18 años anteriores estuvo en funcionamiento la empresa Gatic S.A. que fabricaba zapatillas Adidas, Le Coq, Arena  y una amplia gama de botines de futbol. En septiembre del año 2001 la empresa quiebra y quedan sin trabajo 410 personas que no estaban dispuestas a perder sus fuentes de trabajo y con tenacidad se dedicaron a cuidar la planta y las máquinas de producción. Se asesoraron legalmente para ver de qué manera podían seguir manteniendo su fuente de trabajo y fue así como coincidieron en que debían conformar una cooperativa.

“Nos dijeron que la única esperanza que teníamos era formar una cooperativa. Al principio costó ponernos de acuerdo porque muchos tenían el concepto de que iba a ser <<pan para hoy, hambre para mañana>> pero nada que ver. Depende de cada uno, del esfuerzo, del empeño, del sacrificio y todo lo que eso mueve. Pudimos superar la etapa de Gatic y estamos orgullosos con lo obtenido.”

Benito Saucedo, coordinador de tareas dentro de la planta en la cual trabaja hace 26 años.
Zapatilla fabricada en la cooperativa de principio a fin.

Se mantuvieron unidos y con tenacidad lograron una autorización para ingresar a la planta y de a poco empezaron a buscar los primeros clientes que en principio fueron de marcas no reconocidas. Los primeros años se enfocaron fabricación de alpargatas comunes. De a poco fueron creciendo y lograron contactar con empresas de Buenos Aires y Rosario que les encargaban la capellada de zapatos de trabajo y seguridad (capellada: confección de la parte superior del zapato que cubre el pie).

Confección de la capellada (parte superior del zapato que cubre el pie) para calzados de trabajo.

La gran mayoría de los que trabajan hoy en la cooperativa son ex empleados de la que fue la empresa Gatic S.A. Actualmente son 217 socios que de lunes a viernes desde las seis de la mañana hasta las tres de la tarde trabajaban de corrido con un intermedio de media hora para almorzar. La mayoría vive en San Luis del Palmar, salvo dos que viven en Capital.

La división del trabajo está compuesta por el Consejo de Administración (Presidenta, tesorero, secretario y dos vocales), luego están divididos en 18 líneas de trabajo compuestas por entre 15 o 20 personas en cada línea. “Lo que fabrica cada uno es lo que va a llevar a la casa. Cada línea tiene su propio cierre de sueldo: en función de lo que fabriquen es lo que van a cobrar”, explica Diego Nuñez que trabaja en la parte de Recursos Humanos hace 10 años y es uno de los pocos socios que se incorporó cuando ya era cooperativa. En UTRASA el salario es por productividad, salvo el porcentaje que le corresponde a la parte administrativa. Cada línea trabajo tiene un modelo de zapato o zapatilla diferente.

Obstáculos y fortalezas que tienen como cooperativa

“Nuestra fortaleza  es la calidad de trabajo de nuestros operarios. Eso hace que se pueda mantener el trabajo con las empresas”, explica Diego con orgullo y a la vez agrega: “tenemos los mismos obstáculos que puede tener una empresa cualquiera. Pagamos impuestos como todos. Ese es el mayor obstáculo hoy en día. Muchas empresas por ese motivo hoy están cerrando. Nosotros tenemos un respaldo que sostiene a nuestro trabajo.”

Actualmente la cooperativa trabaja para una empresa de Rosario llamada Maincal que se dedica a la fabricación de zapatos de trabajo y seguridad. Se encargan de la parte de la capellada y luego envían a la fábrica de Rosario para que ellos terminen con la inyección de suelas. Con respecto a la producción de zapatillas tienen su propia marca con puntos de venta en San Luis del Palmar y Corrientes Capital. Los últimos años la venta cayó bastante debido a la situación económica del país.

Diferencias de trabajar en una cooperativa en comparación a una empresa

Benito Saucedo: “No se puede comparar porque cuando es una empresa tenemos todos los detalles al día. Tenemos aguinaldo, vacaciones, feriados, plus de asistencia, etc. En cambio, como somos una cooperativa cada uno debe pagar monotributo, obra social, etc. Nosotros tenemos que generar producción y cantidad para obtener el sueldo. En una empresa hay una escala ya definida.”

Claudio Cáceres (trabaja en el sector de cortado de lengüetas): “Al ser todos socios la responsabilidad es la misma. Todos debemos contribuir para no perjudicar a los compañeros. Nadie se salva solo acá. Todo se define en asamblea”.

Diego Núñez (Recursos Humanos):“La cooperativa es diferente a otro trabajo tradicional. Cada quien es responsable de lo que hace. No hay jefe, simplemente responsables de áreas. Hacemos asambleas una vez al año. Normalmente es a fines de abril o los primeros días de mayo. Presidente se elige cada dos años”.

Bibliografía utilizada:

  • “La Economía Social y las Cooperativas en Argentina”, ensayo de Mirta Vuotto para la revista Voces en el Fenix. PDF
  • “Documento del Cooperativismo correntino 2019”, manual impreso creado por la Dirección de Cooperativas de Corrientes para el Congreso Provincial de Cooperativismo que se celebró el pasado 5 de julio de este año en Corrientes Capital.

2 replies on “Cooperativas de Corrientes: Formas de organización y obstáculos que atraviesan actualmente”

  1. Ma Jose Alcaraz

    ¡Excelente! Que importante es ver y difundir el trabajo que vienen realizando las cooperativas de nuestra provincia, que con su ejemplo nos muestran una alternativa a las situaciones de crisis y desempleo que nos afectan, y ojalá que al seguir compartiendo estas experiencias, las cooperativas ganen en apoyo para continuar marcando una diferencia en Corrientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *